La Iglesia prefiere firmemente que la cremación se lleve a cabo después de celebrar la Misa Exequial con el cuerpo presente. Sin embargo, cuando esto no sea posible, todos los ritos habituales que se celebran con el cuerpo presente también pueden celebrarse en presencia de los restos cremados.

Cuando elije tener el cuerpo presente para la Misa hay una amplia gama de opciones, desde envases simples hasta un ataúd de cremación más tradicional. Algunos ataúdes pueden ser personalizados para reflejar las creencias, pasatiempos o asociaciones con las que su ser querido se identificaba. 

La Iglesia Católica requiere que los restos cremados sean sepultados en una tumba familiar, en un jardín de urnas o en un columbario. La dispersión o la conservación en el hogar de los restos cremados no son consideradas formas reverentes de disposición.

La Iglesia requiere que los restos cremados sean conservados en una sola urna. Por lo tanto, las urnas de diseñador con joyas no son permitidas en la práctica de un funeral Católico. Ofrecemos una amplia variedad de urnas de recuerdo que son adecuadas para la sepultura o entierro. 

Todos nuestros paquetes incluyen los servicios de un director de funerales y su personal. Básicamente, nosotros nos encargaremos de todo lo relacionado con su funeral Católico tradicional, incluyendo la velación, la Misa Exequial y la sepultura. Sin embargo, no tramitamos el espacio en el cementerio, ya sea tumba bajo tierra o mausoleo. Esa labor debe ser planeada con anticipación con cualquiera de nuestros cementerios Católicos de su elección. Adicionalmente, podemos brindarle asesoría a usted y su familia en la mayoría de asuntos relacionados con la muerte aunque no los manejemos directamente. Más que un servicio, nuestro ministerio es el servir y consolar a las familias en este momento de gran necesidad.

>>Reflexiones sobre la Cremación

Funciones del Director de Funerales y su Personal

  • Llevar a cabo la reunión de arreglos
  • Planificación del funeral
  • Consultar con la familia y el clero
  • Alojamiento de los restos 
  • Preparación y registro de la documentación necesaria 
  • Obtener autorizaciones pertinentes
  • Coordinación con el cementerio, crematorio y terceros 
  • Repartir adecuadamente nuestros gastos de operación