¿Pueden ser cremados los Católicos?

La Iglesia Católica permite la cremación bajo las siguientes estipulaciones.

  • Los restos cremados deben ser tratados con el mismo respeto que se le da al cuerpo humano del que son originados.
  • Los restos cremados deben ser enterrados o sepultados en un cementerio o mausoleo, lo que garantiza el apropiado cuidado perpetuo.
  • Los restos cremados deben ser sepultados como una unidad, dentro de una urna o ataúd para cremación. Por lo tanto, las urnas de diseñador con joyas no son permitidas en la práctica de un funeral Católico.
  • Los restos cremados no pueden ser dispersos ni deben ser mantenidos en la casa de un pariente o amigo del difunto.

La Iglesia prefiere que la cremación se lleve a cabo después de celebrar la Misa Exequial con el cuerpo presente cuando sea posible.