Experimentar la pérdida de un hijo puede ser una de las experiencias más difíciles de nuestras vidas. Preocupaciones irracionales en cuanto a la causa de muerte pueden estar asociadas con el dolor de los padres, lo cual puede intensificar la conducta del duelo.

Los padres que han perdido a un hijo están más propensos a experimentar lo siguiente:

  • Culpabilidad a causa de la muerte. Es importante poder identificar cuál es la “culpa real”.
  • Ruptura de las creencias espirituales o religiosas. Las creencias espirituales de cada quien pueden impactar positiva o negativamente en la profundidad o el grado del sentimiento de culpabilidad.
  • Agitación emocional al ver a otros niños de la misma edad.

Superar el dolor puede ser un proceso largo. Usted puede encontrar ayuda en lo siguiente:

  • Encontrar una persona que pueda escucharle mientras recuerda a su hijo.
  • Honrar la memoria de su hijo de una manera especial – sin embargo, hacerle un santuario al niño no es recomendable.

Más Temas Acerca del Pesar