El sentir pesar es una reacción normal al trauma causado por la pérdida prematura y permanente de alguien o algo valioso como una persona, relación, trabajo, salud o bienes materiales. El pesar es un proceso sin límite de tiempo. La reacción depende de la experiencia individual. Con el apoyo y los recursos adecuados, podemos transitar con misericordia a través del proceso de pesar.

El pesar afecta varios aspectos de nuestra vida– físico, cognitivo, emocional y espiritual. 

Algunos de los síntomas que podemos experimentar durante nuestro proceso de duelo son:

Físico

  • Alteración del sueño
  • Cambios en el apetito
  • Falta de energía
  • Trastornos gastrointestinales

Cognitivo

  • Pensamiento lento o dificultad de concentración
  • Dificultad para tomar decisiones
  • Confusión
  • Soñar despierto o recuerdos recurrentes 

Emocional

  • Sentimientos de culpa
  • Altibajos emocionales
  • Ansiedad
  • Llanto 

Espiritual

  • Incapacidad de orar
  • Falta del deseo de mantener sus conexiones religiosas
  • Dudas acerca de la fe

El pesar en los adultos puede ser una experiencia intensa o se puede manifestar brevemente y causar sólo alteraciones moderadas en las tareas de la vida diaria. La naturaleza de la muerte, la duración y el tipo de la relación, la edad del doliente y si había asuntos pendientes con el fallecido tienen un impacto de cómo el pesar afecta nuestra vida. El enojo y la culpa son en general sentimientos comunes y pueden sentirse con uno mismo o con otro presunto responsable de la muerte.

Cosas que puede hacer para cuidar de sí mismo: 

  • Beber suficiente agua.
  • Comer varias comidas pequeñas que contengan proteína (en lugar de tres grandes).
  • Ejercicio, como caminar acompañado (amigo o mascota).
  • Tomar siestas breves.
  • Escuchar música relajante.
  • Encontrar a alguien con quien hablar acerca de sus pensamientos y sentimientos.

Más Temas Acerca del Pesar